La historia de la chufa

El fue uno de los primeros en incorporarse a la agricultura propia de las primeras civilizaciones sedentarias de la historia. Se han encontrado tubérculos de chufa secos en vasijas y ajuares funerarios localizados en tumbas de faraones egipcios. En aquella época, la chufa era muy apreciada por su sabor dulce, y la forma más refinada de prepararla era tostándola en el horno. (Herodoto, siglo V a.C.)

De hecho, en el paraíso egipcio, donde se suponía que después de muertos habitaban los bienaventurados, se denominaba “Campiña de las juncias –o chufas- ”, “en la que abundaba el agua, sopla un brisa vivificadora, crecían los cereales y vivían las ocas, y en el que los difuntos aparte de descansar eternamente felices, practicaban las distintas actividades agrarias.” (Lara, 1989)

Existen diferentes teorías de cómo la chufa se ha convertido en uno de los cultivos más característicos de la huerta valenciana, desde los historiadores que defienden que fue introducida por los árabes a los que afirman que al ser una planta silvestre, ésta ya crecía en los húmedos y fértiles campos del Reino de Valencia.

En la actualidad, la chufa se utiliza fundamentalmente para la elaboración de la horchata, bebida refrescante y muy saludable que se consume principalmente en los meses de verano.

Fuentes

Chicago mishandled school closures, says state panel,

Ich fürchte, mit flüchtlingen zu reden hilft https://hausarbeithilfe.com/ mir nicht, mich wohler zu fühlen und optimistisch in die zukunft zu blicken